La primera de tres en Francia, Dunas en Douai -cast-

12 dies d’Utopia, Compañía María Pagés (II) -cat-
10/10/2011
La primera de tres a França, Dunas a Douai -cat-
20/10/2011

del 12 al 15/10/11

Llegó el octubre pero parece que el otoño no. Y cuando llegamos a Douai, a dos horas en coche de París, una ciudad de poco más de 40.000 habitantes con poquísima animación, cerca de Bélgica, despertamos de la calidez mediterranea para entrar de repente y sin aviso en el otoño. Aúnque me gusta sentir el fresquito en la cara, ¡ya era hora!

Lo que ya no me entusiasma tanto es pagar 4€ por una caña en el bar del hotel, ¡cachis la mar! Bienvenues en France, mes amis! Y claro, como que es tarde -tarde por lo que es aquí tarde, o sea, las 9 de la noche-, no tenemos demasiadas opciones para cenar y acabamos haciendo un menú en el hotel que termina costando 25€ con las bebidas. Se tiene que decir que hemos comido muy bien.

Al día siguiente empiza el montaje, que si el suelo, que si las luces, que si las telas, que si el sonido…, vaya, como de costumbre. En esta ocasión estamos en un espacio curioso, el Hippodrome de Douai, pequeño, con una grada como en semicírculo y con el control arriba del todo. La sonoridad es buena y la visión del escenario que tiene el público también. En la segunda foto se va el nuevo suelo que se ha comprado para la Compañía María Pagés, todo nuevecito, transportado sobre ruedas, y delante de él los rollos del linolium, para cubrir el suelo y hacerlo más practicable para María y Sidi Larbi.

Siempre hay momentos curiosos y entrañables, como el de la foto: Ismael el Gitano, el cantaor, en un momento de descanso, aprovecha el escenario para echarse una siestecita -un clásico lo de hacer la siesta en momentos de descanso y donde sea, y también de luego no encontrarlo cuando se reemprende el ensayo…- y El Arabi Serghini, el cantante de Marruecos, diciéndole alguna cosa que puedo imaginar. Una gran pareja estos dos, algún día tendría que dedicar toda una entrada a contar conversaciones suyas y anécdotas, y a profundizar o relativizar los términos gitano y morito…, os reiríais un ratito.

Ahora hace dos años que estrenamos Dunas en Singapur y continua siendo uno de los espectáculos más redondos que he visto y en los que he trabajado. No me canso de verlo. Es cierto que la ilusión de les primeros meses, cuando lo preparábamos en Salt y en Girona y luego el viaje a Singapur, no es la misma que ahora, vaya, es normal, sería falso si dijera lo contrario, pero sí que se ha renovado y transformado en un hacer bien la faena lo máximo de bien posible para ir en concordancia con lo que sucede en el escenario, ser partícipe de ello. En lo que no dejo de pensar es en el privilegio de poder trabajar en eso y más aún en los tiempos que corren. Uno tiene que estar agradecido y ser consciente de ello.

Estas son algunas de las fotos de la función en Douai. Las siguientes serán en Toulon (21/10) y Perpignan (25/10).

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *